La UNED promueve una APP para prevenir la depresión postparto

En España 40.000 mujeres al año sufren depresión postparto, 800 de ellas en niveles tan graves que las acerca al suicidio o el infanticidio. El 65% de las afectadas no están diagnosticadas ya que en España no existen recursos preventivos. El grupo de investigación Mamás y Bebés: psicología perinatal de la UNED propone desarrollar una aplicación informática (App) que ayude a prevenir la depresión antes, durante y tras el parto, financiada con una campaña de micro-mecenazgo y lanzada a través de la plataforma PRECIPITA de la FECYT (Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología) del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad. Las aportaciones personales pueden ser de cualquier cantidad. Es necesario conseguir como mínimo 5.000 € y el máximo óptimo de 25.000 €.

 

Según los datos que maneja el equipo de investigación Mamás y Bebés, dos de cada diez mujeres tendrán problemas de salud mental durante el embarazo y tras el parto. Trastornos con consecuencias muy negativas para el desarrollo de los recién nacidos y para la futura relación madre e hijo: las madres  deprimidas muestran bajos niveles de eficacia en el cuidado de los bebés; mantienen autopercepción de baja capacidad y rendimiento como madres; desarrollan menos interactuación con sus bebés. En cuanto a los pequeños: serán menos reactivos a los estímulos; presentan menos destrezas; rehúyen la mirada cuando crecen obtienen peor rendimiento escolar, e incluso dificultades de socialización, problemas que pueden continuar aunque la madre mejore. El desarrollo de una App que ayude a prevenir la depresión posparto supone mejorar la calidad de las mujeres embarazadas y en periodo de lactancia y, consecuentemente, la de sus hijos y parejas”.

En esta App las gestantes podrán seguir su peso, anotar sus citas con el/la obstetra y matrona, y acceder a consejos para mejorar su calidad de vida. El uso de tecnologías avanzadas (ordenador, teléfono inteligente, Internet… ) hace más rápido y cómodo el acceso a datos tanto de la embarazada, como de su equipo médico, como de las investigadoras que trabajan en el campo de los trastornos de salud mental perinatal